Ampliando opciones con tu desarrollo personal

Camino hacia el mar

Emprender el camino del desarrollo personal, nos aporta opciones y nos abre nuevos horizontes para avanzar por la vida

El mundo del desarrollo personal es infinito y tan peculiar como somos cada uno y cada una de nosotras. Sin embargo existen patrones que nos abren caminos de comportamiento, son formas y maneras que aprendemos desde pequeños, la mayoría de las veces sin darnos cuenta. Son formas y maneras de estar en el mundo influenciadas por todo lo que nos rodea y por todo lo que nos va construyendo como personas adultas.

Muchas veces, esto que llamamos personalidad, dice mucho de nuestros deseos, de nuestras necesidades no cubiertas, de nuestros miedos y angustias.

Por eso cuando avanzas en el camino del auto conocimiento y te comprometes con tu desarrollo personal, empiezas a darte cuenta de lo contradictorias que somos las personas y, por eso mismo, mágicas y sorprendentes. Cuando caemos en la cuenta de esto y nos atrevemos a explorar con autenticidad, descubrimos mucha más información sobre nuestra verdadera esencia. Este descubrimiento, este emprender el camino del desarrollo personal, nos aporta opciones, nos abre caminos para avanzar por la vida, nos libera de las cárceles que nos construimos y de las que creemos que no podemos salir.

Por eso es bueno explorar los contrarios, ver los lados ocultos de nuestro comportamiento para tener más opciones en la vida, para vivir más libres y más felices.

Polaridades-c2-377x259

Y así, si volvemos la mirada hacia nuestro interior, podemos caer en la cuenta de que:

Muchas veces, cuando amamos sin poner unos límites mínimos, acabamos agrediendo. Cuando sobreprotegemos, generamos desprotección. Cuando damos en exceso, esperando compensación, dejamos en deuda al otro que nos hace encontrarnos con nuestro egoísmo y dependencia.

A veces cuando sufrimos patológicamente, en realidad estamos evitando el dolor sin querer sentir lo que nos duele de verdad, y cuando actuamos temerariamente, nos negamos una y otra vez, nuestro miedo.

Cuando sentimos celos, muchas veces buscamos poseer al otro comportándonos desde el miedo al abandono y provocando con ese comportamiento quedarnos solos, obsesionados por ser queridos, sin haber madurado nuestra auténtica capacidad de amar.

Date cuenta, de como la mirada desconfiada genera la misma desconfianza que tememos, confirmando una y otra vez nuestra propia visión distorsionada del mundo.

Piensa cuántas veces presionando para controlar, lo que has generado es rebeldía, y mira a ver, si cuando presumes de lo genial que eres, lo que escondes es un profundo sentimiento de inferioridad o una dañada autoestima. (Adaptación propia de un texto del IPG)

El espacio que nos abre el camino del desarrollo personal, a través del coaching emocional, nos empodera, nos da las claves para tomar las riendas de nuestra vida, nos da opciones para cambiar comportamientos y para cambiarnos a nosotras mismas, nos da el Poder para elegir cómo queremos vivir.

Leave a Comment!

You must be logged in to post a comment.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies. Si continúa navegando acepta nuestra política de cookies.