Beneficios de la práctica de Mindfulness. (Parte II)

hojas-volando

Entrenando Mindfulness

Hoy continuamos comentando los beneficios que se obtienen de la práctica de Mindfulness, Atención Plena o Conciencia Plena, y lo haremos como siempre, poniendo atención en cómo nos beneficia a las mujeres de manera específica. Ya sabes, poniendo perspectiva de género.

En el artículo anterior, comentaba 3 claros beneficios de la práctica de Mindfulness: Presencia, Equilibrio y Soberanía. Hoy vamos a hablar de otros 3 beneficios igual de importantes que se obtienen del ejercicio de la Atención Plena.

El primero tiene que ver con focalizar la atención, ya sabes, eso de poner el foco. En general, por nuestra socialización, las mujeres tendemos a tener lo que Jean Shinoda Bolen autora del libro “Las diosas de cada mujer”, denomina conciencia difusa. La conciencia difusa, es un tipo de conciencia que se caracteriza por su dispersión, entendida ésta, como la capacidad de estar atenta a muchas cosas a la vez. Es un tipo de conciencia fomentada por las tareas del cuidado a las que nos dedicamos en mayor medida las mujeres (la atención a las hijos/as, a familiares, la intendencia del hogar……) Esta capacidad, nos resta otra capacidad que es la Atención enfocada. Y para qué sirve tener desarrollada la capacidad de poner el foco. Pues muy sencillo, para saber lo que quiero hacer e ir a por ello. Para ganar en eficacia cuando estoy realizando una tarea, para cometer menos errores, para tener más tiempo y sobre todo y lo que para mi es más importante, para vivir más consciente, más atenta. Cuando tenemos la mente dispersa, hay mucho más gasto de energía, todo nos cuesta más y además nos deja cierta sensación de insatisfacción.
El segundo beneficio que quiero resaltar hoy, es la comunicación consciente. Estaréis de acuerdo conmigo, que la comunicación es la base de la convivencia. Y seguro, que también me seguís, si digo que muchas veces no es nada fácil. Mejorar nuestra comunicación, significa ser más conscientes cuando hablamos y, sobre todo, cuando escuchamos. Quizás os estaréis dando cuenta, de que todos los beneficios están como encadenados, como si fueran eslabones de una cadena de vida. Pues, sí, así es. En la medida que mejoramos nuestra capacidad de focalizar, mejoramos también nuestra comunicación y nuestra capacidad de escucha. Y de qué manera nos puede beneficiar especialmente a las mujeres, pues nos puede ayudar a ser más conscientes de lo que vamos a decir, y sobre todo, a ser más conscientes de lo que escuchamos. Este incremento de consciencia, redunda en una mayor comprensión de la realidad, y por lo tanto, podremos detectar mejor, las intenciones de mi interlocutor/a, nos daremos cuenta de lo que sentimos cuando escuchamos, y desde ahí, podremos tomar mejores decisiones. También significa dar las batallas justas, no gastando energías innecesarias.

Y esto, está muy relacionado con el tercer beneficio que quiero comentaros y que tiene que ver con disfrutar de relaciones más sanas. Cuando empiezas a entrenar en Mindfulness, comienzas a ser más consciente de todo. Y esto, también significa un mayor darnos cuenta de qué personas me nutren, qué relaciones me hacen crecer y sentirme bien, y qué relaciones no me aportan nada positivo. Mindfulness nos ayuda a darnos cuenta y desde ahí, valorar si continuar con esa relación, si dejarla ir o bien, ver qué podemos modificar para cambiarla. En cualquier caso, con Mindfulness generamos un entorno más amable, más amoroso, más centrado en el servicio y en la persona, que en el hacer y conseguir.

Viviendo la vida momento a momento, instante tras instante, conscientes de que todo cambia, sin miedo a soltar…

Puedes ver otros artículos relacionados con la práctica de Mindfulness

Beneficios de la práctica de Mindfulness (parte I)

Mindfulness desde la perspectiva de género: el piloto automático

Sorry, the comment form is closed at this time.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies. Si continúa navegando acepta nuestra política de cookies.