Cerrado por vacaciones

cerrado_por_vacaciones

¿Cuánto hace que no ves un cartel que ponga cerrado por vacaciones? probablemente bastante tiempo, salvo en las tiendas de barrio. Ese reducto de humanidad no virtual y a pequeña escala, en el que todavía se cierra por vacaciones.

Pues bien, me vais a permitir utilizar la frase “cerrado por vacaciones” como metáfora de lo que significa desconectar y desconectarse durante el verano de TODO (lo pongo en mayúsculas para que lo veamos bien).

¿De qué estará hecho ese TODO? pues en parte dependerá de cada quién, pero me atrevo a señalar algunas de las cosas que probablemente tenemos en común y de las que yo también quiero desconectar y desconectarme, aunque solo sea durante un mes.

Hagamos primero la lista:
Las redes sociales (Facebook, Instagram, Twitter…)
Los grupos de WhatsApp
El correo electrónico
La lectura diaria y casi compulsiva del periódico, noticias…
Los videos de Youtube

Seguro que puedes añadir alguna más, así que no te cortes, este es el momento.

Fíjate que voy a echar tierra sobre mi propio tejado, porque te estoy diciendo que no me leas durante este mes, en el caso de que yo no pueda desconectar ni desconectarme y caiga en la tentación de escribirte. Pero aun, así, lo que te digo es que tu compromiso tendría que ser más fuerte y no leer lo que te escriba hasta tu regreso.

¿Para qué hacer esto?

cartel cerrado por vacaciones

Seguro que a estas alturas ya sabes que estoy muy metida en el mundo del Mindfulness enfocado a obtener más presencia en nuestra vida y a paliar el dolor que el estrés en el que vivimos inmersos, nos causa. Pues bien, la lista que hemos elaborado anteriormente, contiene algunas de las cosas que hoy día pueden ser una enorme fuente de estrés, si no sabemos, o no podemos gestionarlas. Yo que soy un poco bruta, este año haré de nuevo una cura intensiva y estaré en un retiro de silencio total (no hablar, no leer, no escribir, no hacer gestos), nada de comunicación, tan solo estar y ser.

Ufffff!, seguro que acabas de agobiarte un poco y a lo mejor incluso acabas de pensar que se me ha ido completamente la pinza. Puede ser, pero es lo que quiero hacer. Y no creas que me resulta fácil, es complicado, me asusta, pero por eso mismo, siento que me viene bien. Y es que no nos damos cuenta de lo poco que estamos con nosotros mismos, así, sin nada que hacer, sin nada en que pensar, solo sintiendo y siendo.

Yo no te digo que hagas como yo y te lances a hacer un retiro de silencio, lo que sí te digo, es que te des permiso para estar un poco más contigo mismo, contigo misma. Darte permiso para sentir y desconectar un poco del piloto automático, ese que tan buen resultado nos da el resto del año para ser más eficaces, pero que también hace que nos perdamos gran parte de la vida. Se trata de que cuando disfrutes de un paisaje especial, que ha hecho que todos tus sentidos se alteren, que ha henchido tu corazón, te dejes sentir y ya, sin la necesidad de atesorarlo en una foto y subirla a Facebook. (Yo  suelo hacerlo como puedes comprobar en mi perfil personal). Lo que ocurre, es que me doy cuenta de que si no puedo no hacerlo, es que estoy enganchada. Y ahí, es cuando pierdo libertad, pierdo conciencia, en definitiva me pierdo la vida.

Por eso este verano, he decidido echar el cierre por vacaciones. Voy a desconectar de mis ladrones de tiempo, para vivir más intensamente lo que este mes me traiga. Significa, que consultaré el móvil una vez al día, echando un vistazo rápido por si hay algo urgente. Significa, que no estaré tan pendiente del reloj. Significa, que no estaré tan al día de las noticias del mundo, y a cambio, abriré espacios de meditación enviado energía amorosa para todos.

Las últimas noticias me llenan de oleaje emocional, la crisis, los atentados, asesinatos, la política…..consiguen que me invada una mezcla de rabia, de tristeza y también de miedo. Una inseguridad que si consigo contener y dejarme sentir, me lleva una y otra vez a la certeza de que el cambio, empieza necesariamente por uno mismo. Somos mucho más poderosos de lo que pensamos. Si cambiamos nosotros, cambiará nuestro entorno y la gente que nos rodea y así, poco a poco, ese cambio se expande.

Y para ser el cambio que deseamos ver en el mundo, tenemos que estar más atentas, más atentos, más enfocados en lo que sentimos, más dentro para poder atender hacia afuera.

Por eso te deseo que tengas Paz y Tranquilidad este verano, y ya sabes:

CERRADO POR VACACIONES

Sorry, the comment form is closed at this time.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies. Si continúa navegando acepta nuestra política de cookies.