Cuando sientas mariposas en el estómago no las llames miedo

Dic 23, 2014 by Belen Category: Blog 0 comments Tags: coaching emocional, emociones, género, miedo, mujer

mariposas

En general no tenemos demasiado vocabulario emocional y claro, ponerle nombre a lo que sentimos puede transformarse en una tarea titánica, incluso llevarnos a engaño.

Esto es precisamente lo que nos ocurre muchas veces con el miedo.

Llamamos miedo a muchas cosas, tantas y tan variadas que bajo la palabra miedo podemos encontrar un montón de sensaciones y experiencias que si analizásemos más despacio, quizás no estarían ahí.

Y lo que nos ocurre, es que tenemos tanto miedo del miedo que a veces nos confundimos.

Por eso tenemos que hablar con él, conocerlo, intimar, acercarnos para ver, oír y sentir lo que tiene que decirnos.

Déjame que te cuente una experiencia personal.

A lo largo de mi vida, cuando he tenido que enfrentarme a cosas importantes para mi, he sentido una sensación en el estómago como cuando vas subiendo por una montaña rusa y estás a punto de emprender el descenso frenético. Esa sensación de que algo en tu interior sube y baja y te produce cierto mareo leve. Me ha pasado en dos situaciones muy claras: una cuando estaba a punto de abrir una galería de arte en Pedraza y tumbada en la cama la noche previa a la inauguración, mi cuerpo estaba como poseído, era como tener un montón de mariposas revoloteando en mi interior. Otra vez, me ha pasado días antes de de dar una conferencia. De nuevo la misma sensación.

Al principio pensé que era miedo. Pero, ¿sabes qué? que yo no quería huir de esas situaciones, al contrario, estaba deseando que ocurriesen, porque eran proyectos soñados que iban a hacerse realidad. Además, estaba segura de que todo iría bien y sin embargo, las mariposas seguían estando de fiesta en mi interior.

Como no sabía como llamarlo, le llamé miedo, pero ahora sé, que es algo muy distinto al miedo que me hace querer huir, escapar, o quedarme paralizada.

Más bien es un miedo motivador, que me hace estar alerta y llena de energía para mostrar mi mejor versión.

Por eso, cuando sientas mariposas en  tu estómago, no las llames miedo, llámalas motivación, llámalas ilusión y no las mates, mejor enséñalas a volar en formación hacia tu sueño.

Te aseguro que serán muy buenas aliadas.

Leave a Comment!

You must be logged in to post a comment.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies. Si continúa navegando acepta nuestra política de cookies.