Escáner corporal: Mindfulness desde la perspectiva de género

pl_1_1_1654

El escáner corporal es una de las prácticas formales de mindfulness, es una manera de meditar en la presencia sin reacción, sin juicio, viendo las cosas tal y como son, sin querer que sean diferentes.

Mindfulness es el arte de la atención plena. Es una manera de ser y estar en el mundo, es el despertar de la conciencia. Se habla mucho de mindfulness, cada vez más, pero no siempre cada vez mejor. Yo no me considero una purista en general, pero sí me gusta aclarar las cosas cuando hablamos de mindfulness, porque puede ser, desde mi punto de vista, una verdadera revolución, si somos fieles al programa diseñado por Jon Kabat – Zinn y coherentes con la práctica que propone. 

Mindfulness no es intelectual, lo digo siempre en mis cursos y talleres, mindfulness no se puede aprender en un libro, tienes que practicarlo, tienes que vivirlo, tienes que saborearlo….unas veces será dulce y otras bien amargo y la clave es la conciencia que surge de estar presente en todos y cada uno de los momentos de nuestra vida, sin rechazar ninguno, aceptándolos como lo que son, parte de nuestra vida. 

Al final, se trata de eso, de vivir la vida, completa, sin sesgos, tal cual es en cada instante. Dicho esto a modo de introducción, quiero hablar sobre una de las prácticas principales que se proponen en los programas de mindfulness: el escáner corporal. Una práctica que se realiza tumbada boca arriba sobre una manta o esterilla, sobre el suelo, con las piernas estiradas y los brazos estirados a ambos lados del cuerpo con las palmas de las manos hacia arriba. Es la postura de reposo en Yoga y la utilizamos en una de las prácticas fundamentales de meditación en mindfulness. Lentamente, sin prisa pero sin pausa, empezamos a recorrer el cuerpo conectando con las sensaciones físicas, internas y externas, desde los dedos de los pies, hasta la coronilla en la cabeza, pasando por piernas, brazos, tronco, manos, cara etc.

El objetivo principal, si es que hay alguno, es entrenarnos en permanecer presente con lo que haya. Cuando hacemos el escáner durante 30 o 45 minutos, surgen muchas cosas. Aparecen sensaciones agradables, como puede ser el roce del aire sobre la piel o el subir y bajar del abdomen con la respiración, también aparecen sensaciones desagradables, puede surgir un picor molesto en una mano, o en la cara, o aparecer algún punto de dolor en la rodilla etc. La consigna es no moverse, permanecer inmóvil en la postura y si es muy necesario moverse, hacerlo despacio y muy consciente. Además de las sensaciones, aparecen estados emocionales agradables, puedes sentir paz, calma, conexión con el cuerpo, y estados emocionales desagradables, cansancio, sueño, aburrimiento, ganas de acabar. La consigna es la misma, darnos cuenta de lo que estamos sintiendo y permanecer inmóvil y atenta hasta el final de la práctica. Durante todo el tiempo, los pensamientos entran y salen, van de un lado a otro, te cuentan todo tipo de batallas y películas y la clave siempre es la misma, darnos cuenta de que son pensamientos y que igual que entran en el foco de la conciencia, se van. Una y otra vez, a veces muy deprisa y otras a cámara lenta. Jon Kabat Zinn dice que una de las actitudes para cultivar mindfulness es la paciencia y ésta, os aseguro que se pone a prueba con la práctica del escáner corporal. 

Pero si te das cuenta, al final, el escáner corporal, no es más que un reflejo de nuestra vida. En la vida, unos momentos son agradables y otros no, a veces aparecen pensamientos motivadores y otras veces son destructivos y entran en bucle. La vida está llena de cosas, olores, personas, que nos producen sensaciones agradables y otras que nos producen sensaciones desagradables. Todo, está continuamente sucediendo. Con el escáner corporal, nos entrenamos en permanecer atentas y presentes pase lo que pase. Poco a poco, con amabilidad y generosidad, vamos entrenando nuestra mente para que no reaccione. Poco a poco, nos vamos dando cuenta, de que si no presto demasiada atención a ese pensamiento, pasará. Que la sensación que noto en el muslo izquierdo también pasará, que el aburrimiento también pasará…..a veces cuesta, pero también pasa y te das cuenta de que puedes permanecer atenta y presente. 

El escáner corporal es una de las prácticas formales de mindfulness, es una manera de meditar en la presencia sin reacción, sin juicio, viendo las cosas tal y como son, sin querer que sean diferentes. 

Sorry, the comment form is closed at this time.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies. Si continúa navegando acepta nuestra política de cookies.