En busca de la intención positiva

 

 

investigando-con-lupa-buscando-informacion

No se si también te pasará a ti, pero muchas veces me encuentro haciendo algo de lo que luego me  arrepiento, a veces son conductas recurrentes que en el fondo no quisiera tener.

 Y justo cuando ya pienso que no tengo remedio, que lo mío realmente es grave, me entero de que detrás de cada comportamiento que tenemos, por muy destructivo que parezca, siempre hay una intención positiva.

Sí como lo estás leyendo.

8284279-cartoon-eyes

Si te has quedado ojiplática, que no cunda el pánico, yo también me quedé así.

Pues bien, no es que sea un consuelo, pero sí que será el primer paso para resolverlo si tu quieres.

La Programación Neurolingüística, (la PNL para los amigos), es un conjunto de herramientas, técnicas y modos de aprehender nuestra realidad para darnos cuenta de cómo y por qué hacemos lo que hacemos y de esa manera poder cambiarlo si así nos vamos a encontrar mejor.

Y precisamente uno de sus principios, es que detrás de cada comportamiento hay siempre una intención positiva.

La clave por lo tanto, está en averiguar esa intención positiva y sustituir el comportamiento que no queremos, por otro que satisfaga eso que sí queremos, pero de una manera más ecológica para nosotros.

Puedo decirte que es impresionante descubrir como esa intención positiva está siempre, a veces, muy escondida, pero con ganas, paciencia y un buen acompañamiento, sale siempre a la luz.

Para que lo veas con un ejemplo real, te voy a contar una pequeña historia personal.

Yo tenía la costumbre, dejemos juicios morales a un lado, de cenar y después quedarme un rato viendo la televisión. Muchas veces ocurría que me dormía y al despertarme en vez de irme a la cama, sentía unas ganas casi irrefrenables de tomar un vaso de leche con algo dulce (galletas o chocolate), pues bien, ¿tenía hambre de verdad?, no, después de tomarlo me arrepentía, sí, muchas veces.

Entonces, ¿qué es lo que está pasando ahí?. En mi caso, descubrí, que ese comportamiento lo tenía desde hace 5 años, justo después de que mi madre falleciese. Lo que averigüé es que cuando me despertaba en la noche, simplemente la echaba de menos, sí, a mis cuarenta y tantos años, y sustituía esa necesidad de cariño materno, por la leche y algo dulce. Por eso una vez que pude averiguar la intención positiva, puedo elegir no comportarme así y buscar otra conducta que satisfaga mi necesidad.

Así que ya sabes, siempre hay una intención positiva por ahí, sólo tienes que buscarla.

Leave a Comment!

You must be logged in to post a comment.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies. Si continúa navegando acepta nuestra política de cookies.