En el silencio conectando con Todo

Experiencias en un retiro de silencio y meditación parte II

IMG_5160

Hoy voy a seguir hablando de mi experiencia con el silencio, durante el retiro de meditación vipassana que realicé hace algunos días. Esta vez voy a comentar una vivencia muy positiva, difícil en mi opinión de expresar con palabras, aunque voy a intentarlo.

Después de comer, a las 11 de la mañana (un poco pronto, pensarás, pero claro, nos habíamos levantado a las cuatro en punto para empezar la jornada de meditación a las cuatro y media de la madrugada), solía tomar una infusión, al igual que en la merienda – cena de las 5 de la tarde. Como tengo la piel muy blanca, el sol me quema en seguida y tiene la costumbre de dejarme unas manchas marrones (antes pecas) allí donde me da con más intensidad, así que, suelo buscarme lugares de sombra donde poder disfrutar de su calor, sin sentirme agredida. Así que encontré en la parte de atrás, justo a lado de la entrada a mi dormitorio compartido con 5 estupendas y silenciosas mujeres, un lugar resguardado del sol y también, de la lluvia primaveral que hizo su acto de presencia en varias ocasiones.
Una tarde mientras sujetaba el vaso con la infusión caliente entre mis manos, sintiendo como el tacto del vaso caliente traspasaba mi piel y se extendía por todo mi cuerpo, sucedió. Fueron unos instantes mientras contemplaba la nieve en la cumbre del pico Almanzor, unos instantes mientras veía las nubes sostenidas por encima de la montaña y el sol iluminando los claros y bosques de su ladera, cuando me sentí completamente conectada con la Naturaleza. Digo sentí, porque es algo que va más allá de lo que intelectualmente sabemos, fue un sentimiento de conexión total con todo. La montaña se fundía en mi y yo en ella, el sol me abrigaba, la nieve me refrescaba, las palomas torcaces que vivían en un bosquecillo cercano ululaban y yo era parte real de todo ello. Entonces me sentí literalmente invadida por un amor inmenso, de repente se agolparon en mi mente todas las personas que me han dado y siguen dándome amor y cariño. Me sentí tan amada, tan querida que me desbordó. Así que mientras unas lágrimas tranquilas y húmedas cruzaban mis mejillas, pregunté mentalmente, ¿qué hecho yo para merecer tanto amor? y la respuesta surgió también tranquila y sosegada, soy digna de amor, merezco ser amada como cualquier ser de la tierra, eres parte de todo, todo lo que ahora observas también eres tú. Me dejé sentir entonces sin resistirme, me abandoné al amor sentido, me dejé acunar en la nana del amor compasivo y me sentí dichosa, afortunada, bendecida.
Soy consciente de que lo que te acabo de contar es lo que podríamos llamar una experiencia mística. No es la primera vez que me ocurre, aunque sí que esta vez fue muy intensa. El silencio es muy poderoso para ayudarnos a conectar con lo que de verdad nos importa, y está claro, que a mi lo que más me importa es amar y ser amada. Y es desde el amor, desde donde trabajo cada día, es mi guía y mi sostén. Es en ese amor que recibo y que doy, en el que encuentro la confianza y la fuerza para seguir mi camino.
La mente es muy poderosa, pero también puede ser controladora y engañosa, así que, con la práctica de mindfulness, la entrenamos para que juegue siempre a nuestro favor. Aprendemos a calmarla para poder ver un poco más allá. Para poder dejarnos sentir, antes de que los pensamientos se agolpen y no nos dejen conectar con lo que de verdad nos importa. Esta facultad que tenemos todas las personas pero que requiere ser entrenada cada día, es la que nos permite, sentir dolor y no huir de él y aprender, como ya te conté en mi anterior entrada, y también, nos permite dejarnos sentir experiencias de amor, de conexión, de compasión, de verdad, que a veces, resultan muy difíciles de identificar como ya reconoció Emily Dickinson:
“Puedo vadear la pena a cuyos charcos estoy acostumbrada. Pero el menor impulso de alegría me destroza los pies y me tambaleo como si estuviera ebria”

Sorry, the comment form is closed at this time.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies. Si continúa navegando acepta nuestra política de cookies.