Viviendo consciente: experiencias de mindful-eating en Tailandia

IMG_7406

Escribo de nuevo desde Koh Phangan, Tailandia. Desde que llegué aquí hace más de 10 días, cada instante se torna consciente, intenso, imposible de no percatarse de los colores, de la majestuosidad de las palmeras al borde de la playa, de la intensidad y variedad de tonalidades de  las plantas que adornan todos los caminos. Noto como este viaje me va abriendo poco a poco todos los sentidos de una manera suave y armoniosa. La población principal de la isla se llama Thong Sala y tiene un ritmo intenso, especialmente los sábados por la noche en su mercado nocturno, en el que la calle se torna de vida, olores y sabores. 

Sin embargo, en la zona oeste que es donde me encuentro, se respira paz, calma y tranquilidad. Quizás sea porque hay muchos centros donde se practica yoga y las gentes que acudimos a ellos, buscamos esa paz y tranquilidad. El hecho, es que al final todo se vuelve calma y en esa calma, brotan la intensidad de los sentidos. Por eso hoy quiero dedicar el artículo a la consciencia en el arte de comer o lo que se conoce como mindful-eating. 

IMG_7410

Comer es vital, es necesario, tenemos que alimentar el cuerpo, sin embargo, en la vida rápida y estresada que llevamos en las grandes ciudades, incluso este hecho tan mágico y necesario, se hace deprisa y la mayoría de las veces sin atención plena. De esta manera no escuchamos a nuestro cuerpo, comemos por la vista con ese hambre visual que tanto nos estimulan y rápido, muy rápido, engullendo más que masticando y saboreando. 

IMG_7411

Koh Phangan invita también a mantener esa calma a la hora de comer. Esta parte de la isla está llena de sitios donde la comida se vuelve arte y calma (Karma café, Taboon, eat.co, Art in Chai o Arts Café, por citar algunos). No hay prisa…..todo fluye. Te traen la carta y puedes mirarla sin prisa, reconozco que cuesta elegir entre tanto manjar.

IMG_7443

Aquí hay muchos sitios vegetarianos y veganos, supongo que forma parte de ese entorno consciente que todo lo abarca. Así que los platillos, se ven todo deliciosos y nutritivos. Por fin, te decides y esperas, mientras tanto notas como tu cuerpo sigue en calma a pesar de que ese hambre visual se ha acentuado al mirar la carta. Por fin llegan los manjares a la mesa, entonces se activan todos los instintos. La vista, se deleita contemplando los colores, las formas de las distintas verduras y frutas que los componen, las formas de las vajillas tan distintas a las que utilizamos normalmente. Luego aparecen casi de manera simultánea los olores, aromas de hierbas y especias que van subiendo y penetrando cada célula del cuerpo.

IMG_7461

Y por fin, te preparas para probarlo y dejar que esa belleza te nutra a nivel celular, te alimente, el cuerpo y el alma. No es metafórico, es real. En esta isla, el momento de comer, está siendo siempre, mindful-eating, un momento de mindfulness, un momento de atención plena, de plena consciencia. Dando gracias por ello, una y otra vez, con cada bocado, con cada sensación. Viendo consciente.

Sorry, the comment form is closed at this time.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies. Si continúa navegando acepta nuestra política de cookies.