Hablando de emociones: Cómo estar emocionalmente sano y por lo tanto ser más feliz

Emociones

 

Seguro que has oído hablar de emociones, casi me aventuro a adivinar que en este momento estás pensando, que es algo así como un tema de moda, pues bien, yo no digo que no esté de moda hablar de emociones, pero en mi modestia opinión, la mayoría de las veces nos quedamos en lo superficial.

Seguro que has oído hablar de emociones positivas y negativas. Este modo de referirnos a las emociones es bastante engañoso en mi modesta opinión y presentando mis respetos a toda la tradición de la psicología positiva, que tanto bien me ha hecho a mi también. ¿Y por qué digo esto?, pues sencillamente, porque todo, absolutamente todo lo que sentimos, incluso lo que no sabemos que sentimos es valioso y por lo tanto positivo y necesario para ser más felices y estar emocionalmente sanos.

Significa esto, que si me estoy enfadada me siento genial, pues no, me sentiré fatal, no me aguantaré ni a mi misma, probablemente le encontraré defectos a todo, me fijaré en las fallos de todo el mundo etc, etc, etc. Esto como puedes comprobar, es bastante desagradable de sentir, pero lo interesante, viene ahora: y es que de todo lo que me informa ese enfado. ¿Por qué estoy enfadada?, ¿qué consigo con esto?, a lo mejor, lo que quiero es llamar la atención, porque me parece que siempre me quedo en un segundo plano. Si me hago estas preguntas y detecto el fondo del enfado, puedo intentar poner en marcha otro tipo de comportamiento que me de lo que necesito en este momento.

La clave está en aprender a darnos cuenta de lo que sentimos, al principio hay que estar atenta, pero luego según te vas entrenando la cosa se simplifica. Lo importante es saber que todo lo que sentimos es sano, las emociones son tesoros que tenemos para orientarnos en la vida. Nuestra maravillosa mente que todo lo piensa, muchas veces nos engaña, porque es inquieta y necesita tierra firme (es decir lo conocido, lo que ha aprendido) para funcionar.

Todo esto que te estoy contando está bastante bien reflejado en la nueva película de Pixar, Del revés, (Inside Out). Una película de animación no sólo para los más pequeños. Ojalá empecemos a centrarnos más en cómo nos sentimos y menos en cuánto hemos logrado.

Qué te parece si le damos una vuelta a la famosa frase de nuestro gran pensador Descartes y en lugar de fundamentar nuestra existencia en nuestro pensamiento, lo hacemos en nuestros sentimientos.

Sientes luego existes

En dejarnos sentir, obtener información valiosa de nuestras emociones, darnos cuenta de lo que necesitamos y aprender a valorar lo que de verdad nos importa, está la clave para ser más feliz.

Leave a Comment!

You must be logged in to post a comment.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies. Si continúa navegando acepta nuestra política de cookies.