Miedo al fracaso = Miedo a la vida

Imagen-Miedo-Fracaso2

Cuando el miedo al fracaso se traduce en miedo a la vida

Vivir es un permanente ponernos en riesgo. Desde que nacemos nos mantenemos en un equilibrio imperfecto entre la seguridad que nos da lo conocido y el deseo que nos invita a explorar nuevos caminos. Algunas veces la tensión que se genera es tan fuerte que estalla y nos hace parar para tomar decisiones.

Salir de nuestra zona de seguridad, de ese mundo que conocemos, que más o menos dominamos nos da miedo.

 ¿Sabes por qué nos da miedo?

Porque ahí fuera no controlamos, no sabemos si lo haremos bien o no. Si además, hemos tenido experiencias pasadas de fracaso o vividas como tal, la probabilidad de que nos mantengamos en nuestra zona de seguridad es enorme. Significa esto que estamos bien, pues quizás sí, pero casi con seguridad tendremos momentos de insatisfacción, de malestares innombrables, desconocidos, de sensaciones que nos incomodan y no sabemos bien por qué.

Y ahí estamos con nuestro miedo a la vida. Viendo como pasan los años. Quizás ya no nos atrevamos ni a pensar que tal vez podemos intentarlo, que existe toda una vida por vivir más allá de mis hábitos y costumbres. Porque vivir es afrontar retos y equivocarse.

Vivir es aprender, caerse y levantarse.

¿Recuerdas cuántas veces te caíste de la bicicleta cuando estabas aprendiendo a mantener el equilibrio?

¿Has visto cuántas veces se caen los bebés que están aprendiendo a caminar?

 La vida, es un continuo aprendizaje.

 Nuestra sociedad no nos ayuda a la hora de asumir el fracaso o los errores, nuestro sistema escolar es antediluviano en este aspecto, pero equivocarse es bueno, siempre que aprendamos de esos errores, si no, fíjate en lo que cuentan que dijo Edison cuando descubrió la bombilla después de cientos de intentos fallidos. Al parecer dijo: “no fracasé, descubrí 999 maneras de cómo no hacer una bombilla”

 Si tienes miedos difusos, crisis de ansiedad que no sabes muy bien porqué se producen, piensa si puede haber oculto miedo a fracasar, miedo a intentarlo otra vez. Puede ser empezar una nueva relación, o apuntarte a ese curso que te apetece pero que te va a exigir esfuerzo, o cambiarte de trabajo otra vez… Te da miedo fallar y eso te paraliza, pero también te incomoda porque en el fondo sabes que te estás perdiendo la VIDA

 Pregúntate: ¿y si no tuviera miedo qué es lo que haría?

Deja volar a tu imaginación y atrévete a VIVIR  con mayúsculas

 

Leave a Comment!

You must be logged in to post a comment.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies. Si continúa navegando acepta nuestra política de cookies.