Mindfulness desde la perspectiva de género: la soledad

soledad

Hoy vamos a hablar sobre la soledad y lo vamos a hacer desde Mindfulness y poniendo un poquito de perspectiva de género.
La soledad tiene en general una connotación negativa, que se amplifica de manera importante cuando se trata de las mujeres.
La soledad se penaliza si eres mujer, y además se llena de elucubraciones sobre los motivos por los que una mujer está sola.

No hace falta que os recuerde que una de las preguntas estrellas que nos hacen a las mujeres desde bien pequeñas, es si tenemos novio, luego nos preguntan si tenemos pareja o marido, luego nos preguntan si tenemos hijas e hijos y así, poco a poco y casi sin darnos cuenta, que es lo que suele pasar con los llamados micromachismos, vamos generando un entorno para que las mujeres huyamos de la soledad, nos sintamos mal con ella, como si nos faltase algo. Y en realidad, por ahí va la cosa. Porque de lo que se trata es que generemos una especie de aversión a la soledad, al hecho de estar solas.

Vamos a dar un paso más. ¿Cuándo estamos solas las mujeres? En realidad, es probable que estés cayendo en la cuenta de que muy pocas veces, ¿verdad? Siempre estamos acompañadas de otras personas, nuestra pareja, nuestras hijas e hijos, padres, hermanos, amigas…¿Dónde está nuestro espacio, nuestra habitación propia?, como decía Virgina Woolf.

Hasta que descubrí el Mindfulness, yo pocas veces había estado sola y cuando lo estaba, lo que ocurría es que me sentía sola.
Y es que no es lo mismo, estar sola, que sentirte sola, aunque nuestra cultura machista se empeñe que sí.

Con Mindfulness aprendes a buscar la soledad para estar contigo misma. Una soledad que te abre una ventana a tu vida, a lo más interno de ti. Una soledad vivida desde la atención plena que te ayuda a conocerte, a tratarte con amabilidad, y lo mejor, una presencia, que te invita a quererte tal como eres, porque así ya eres perfecta.
Mindfulness nos ayuda a las mujeres a reivindicar la soledad, esos espacios para nosotras, solo para nosotras. Esos momentos en los que te encuentras totalmente presente contigo, atenta a lo que piensas y sientes. Son momentos de gran libertad, porque ahí es donde empiezas a conectar contigo misma y adquirir soberanía para vivir mejor y sentirte más libre.

Sorry, the comment form is closed at this time.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies. Si continúa navegando acepta nuestra política de cookies.