Mindfulness, Feminismo y 8 de marzo

Cortesía de Amalia Torres

Cortesía de Amalia Torres

Mañana será según marca el calendario, el día 8 de marzo de 2017. Quizás pueda parecer un día más como otro cualquiera y en muchos aspectos y para muchas gentes será así. Sin embargo algo tiene ese día 8 de marzo que lo hace especial, diferente, como si sobresaliese en el calendario.
Es el día Internacional de las Mujeres…..un día en el que nos celebramos no por ser mujeres, si no para visibilizar, para denunciar, para compartir, para reivindicar, para gritar, para cantar, para caminar juntas con las que nos precedieron y con las que nos seguirán.

Antes era común que nos regalasen una rosa a las mujeres…..practica muy extendida en el entorno sindical “masculino” y que a mi siempre me chocó. Porque yo no quiero rosas, yo no quiero felicitaciones por las redes sociales incluido el WhatsApp que parezca que es mi cumpleaños. Yo quiero celebrar sí, pero para constatar los avances que hemos conseguido las mujeres arropadas por el movimiento feminista, para recordar que en lo que se refiere a la Igualdad entre mujeres y hombres nunca está todo conseguido y hay que estar alerta, para tener claro, que no podemos dar un paso atrás ni para coger impulso tal y como dice uno de los lemas históricos del 8 de marzo. Es un día para recordar también todo lo que queda por conseguir, para visibilizar las enormes injusticias y desigualdades que padecemos las mujeres por el simple hecho de serlo, a lo mejor tú no las padeces, a lo mejor incluso ni yo, pero si algo te enseña el Feminismo, es a tomar conciencia más allá de una misma.

Y aquí es donde pongo el enfoque Mindfulness que no es otro que el enfoque de la conciencia. Es el enfoque del darse cuenta, de abrir los ojos y estar atenta a todo lo que ocurre, dentro y fuera de ti. Porque lo que hacemos cada día y especialmente cada 8 de marzo, es una toma de conciencia de lo que significa ser mujer en nuestra sociedad. Una toma de conciencia del presente que vivimos cada una de nosotras y cada una de las otras. Una toma de conciencia sobre lo importante. ¿Cómo queremos vivir? ¿cómo queremos ser mujeres? Levantar la voz de nuestro derecho a decidir. En definitiva adquirir soberanía tomando las riendas de nuestra vida.

Hemos avanzado, claro que sí, muchas mujeres y algunos hombres que nos han precedido lo han hecho posible….y la pregunta del millón es ¿qué puedes hacer tú para que la Igualdad entre mujeres y hombres sea real y efectiva?….muchas cosas y muy cotidianas. Si algo enseña Mindfulness es que nuestra transformación personal modifica nuestro entorno. Mindfulness es el arte de estar presente. La presencia es poderosa, es la toma de conciencia de que ocupas un espacio y un lugar, de que existes.
El Feminismo no es algo que practican unas cuantas mujeres comprometidas, no, el feminismo también es cotidiano, se levanta contigo por la mañana y se acuesta contigo cada noche. Son las gafas y la fuerza para mirar, denunciar, cambiar, cuidarte y cuidarnos. Es el movimiento social y político más fascinante de nuestra historia. Estamos rodeadas de “micro machismos” como dice L. Bonino, no porque sean pequeños, si no porque son capilares, sutiles y cotidianos….hechos costumbre. Son todas esas cosas que nos hacen el suelo pegajoso, que nos llenan de culpabilidad, que nos producen ese malestar que sí tiene nombre después de B. Friedan.

Pongamos conciencia en nuestra vida, pongamos Mindfulness y Feminismo y celebremos el 8 de marzo.

Sorry, the comment form is closed at this time.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies. Si continúa navegando acepta nuestra política de cookies.