Mindfulness con género: entorno al 8 de marzo

Mindfulness con género

Attachment-1

Estamos en la semana del 8 de marzo, fecha emblemática para las mujeres y para todas las personas que queremos la Igualdad entre mujeres y hombres. Es un momento de reflexión, de denuncia de desigualdades y también de reivindicación de todo lo que queda por conseguir para un mundo más justo, más equilibrado y más amable.
Desde hace 5 años, empecé a entrar en el mundo del mindfulness, un mundo que me abrió una nueva perspectiva ante la vida, que me ha hecho crecer como persona y por el que sigo transitando. También es cierto, que nunca me gustó tener que elegir. Debe ser por mi lado rebelde, ya desde niña. Así que esas dicotomías que nos afectan a muchas mujeres por el orden social, cultural en el que nos criaron, que tienen que ver con: o tienes hijos y los crías como una “buena madre”, o te dedicas a tu profesión, nunca fue conmigo, vamos que ni se me pasaba por la cabeza, así que lo del sentimiento de culpa, que tanto daño nos hace a las mujeres, yo me lo trabajé pronto, con algún esfuerzo, eso sí.

¿cómo defender la Igualdad entre mujeres y hombres y no ser feminista?

Pero la realidad es que siempre que me dicen, esto o lo otro, no me gusta. Así que empecé a conectar mi experiencia vital y profesional en el campo de la Igualdad, además por supuesto del espíritu feminista que siempre va conmigo,  con este nuevo camino personal que iniciaba. El resultado es, mindfulness con perspectiva de género. Y ahí llevo ya dos años, incorporando esta visión a los escritos y enseñanzas del mindfulness. Una tarea que no sé si es ortodoxa, pero que funciona y tengo evidencias. Son muchas mujeres las que van pasando por los talleres que imparto, y puedo decir que incrementan su empoderamiento, una palabra que suena fatal, pero que hace referencia a la conexión con el poder interno que tenemos cada persona. Una energía vital que te hace conectar contigo misma, y desde ahí tomar conciencia de tu lugar en el mundo, de tu valía, de tus capacidades, etc.
Mindfulness empodera en general y si le ponemos perspectiva de género, es empoderador para las mujeres en particular. De nada sirven las leyes o las cuotas, de las que soy firme defensora, y todas las acciones que avanzan la Igualdad, si nosotras, las mujeres, no creemos en nosotras mismas, si no somos conscientes del lugar que ocupamos en el mundo, si no aprendemos a relacionarnos con nuestro cuerpo y con nuestra mente de una manera amable y compasiva. Así que voy a dar la palabra a algunas de estas mujeres que han pasado por los cursos de mindfulness con perspectiva de género para que os cuenten lo que opinan.

“Sorprenderme de mi misma, de cuanto atesoro en el interior”

“Me ha encantado descubrir que soy capaz de vivir el ahora plenamente. El estar con los pies en la tierra, que yo controlo y puedo hacerlo. Me ha aportado un comienzo nuevo”.

“Me ha aportado autoafirmación. Desde el primer ejercicio de la primera sesión (degustar un dátil o una pasa, no recuerdo bien) me di cuenta de que el Mindfulness es lo mío, por que sin saberlo desde pequeña hice cosas así. Puede ser casualidad o no, pero llevo los últimos años haciendo talleres en el centro 8 M de diferentes temáticas, todos me han aportado cosas y con Mindfulness he sentido como que es una pieza final de mi puzzle, el que encaja todo y queda completo”

“La actividad al completo me ha parecido muy interesante, la explicación tranquila y relajada de Belén, todo en general. Me llevo el conocimiento de esta técnica que nos aporta tanto bienestar en el día a día para nuestras relaciones”

“Me ha servido para tomar conciencia de mi cuerpo, darme cuenta de la poca atención que damos a actos que a veces se hacen de manera automática y lo importante que es hacerlos de manera más consciente”

“He descubierto el mundo de la meditación y la respiración consciente, creo que puede ser muy positivo para mitigar el estrés”

“Personalmente me apunté sin conocer prácticamente nada de Mindfulness y poco a poco y de forma práctica me he ido acercando o Mindfulness se ha ido acercando a mi, abriéndome una nueva puerta en mi forma de vivir”

“Me he dado cuenta de que soy capaz de alcanzar aunque solo sea por unos minutos, conciencia plena. Seguiré trabajando, pero ha sido un antes y un después en mi vida, tomar contacto con Mindfulness”.

“He descubierto en este taller una forma distinta de vida, enfocar las cosas desde otra perspectiva, gracias a Belén que nos ha introducido en Mindfulness de una manera fácil, con cariño y aplicado a la vida”

“Me ha aportado autoconocimiento, aprender a pensar en las pequeñas cosas, cambiar la actitud ante las cosas.”

“Me ha aportado un conocimiento sobre mi persona, una estabilidad emocional, un banco de recursos”.

“Me ha ayudado a ver la vida y el mundo de otro modo y a valorar todo lo que me rodea y ver de forma positiva todo lo que sucede, ya que de ello se aprende”

“Ser más consciente de mi vida”

“Me ha aportado muchísimo bienestar físico y mental. Te hace ver la vida desde otras perspectivas y ayuda a controlar el estrés y te enseña a apreciar “realmente” todo lo que te rodea”

Así que mujeres del mundo, alcemos nuestra voz, ocupemos nuestro lugar en el mundo, sintamos que pertenecemos, que somos importantes y sobre todo, que tenemos mucho que aportar.

Sorry, the comment form is closed at this time.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies. Si continúa navegando acepta nuestra política de cookies.