Mindfulness para la vida

Convertirse-en-su-propio-coach-de-la-vida-686x458

Mindfulness es el arte de vivir, o como diría uno de los grandes maestros de mindfulness el monje de origen vietnamita Thich Nhat Hanh, es el arte de vivir despiertos. En cualquiera de las dos expresiones, de lo que se trata a fin de cuentas, es de vivir. Seguro que a estas alturas ya sabes, que mindfulness es la atención plena o plena consciencia y, quizás te preguntes, atención plena a qué, pues a nada más y nada menos, que a la vida. Es cierto que en los cursos y talleres de mindfulness entrenamos la atención en cosas más sutiles que tienen que ver con la vida, como son los pensamientos, las sensaciones y las emociones. Ahora bien, lo importante y por ello no podemos perder el foco, es atender plenamente a la vida o dicho de otra manera, aprender a vivir plenamente. Porque cuando empiezas a tomar conciencia y estar más atenta, esto de vivir consciente, es una rareza. Damos todo, casi absolutamente todo por sentado. Vivimos como si mañana siempre fuese a salir el sol, damos por sentado que mañana podré caminar, moverme, mover mis brazos, alimentarme, abrazar, vamos que asumimos o ni siquiera de manera consciente, que va a haber un mañana y que todo va seguir igual. Y esto que a lo mejor te parece un pensamiento catastrofista, no lo es en absoluto. Porque pensar así, dar todo por supuesto, nos hace vivir en automático o lo que es lo mismo, de manera inconsciente. Solo, si en algún momento de nuestra vida, nosotras/os o algún ser querido, encontramos un obstáculo en el camino que nos haga perder estas facultades y nos obligue quizás a aprender de nuevo, muchas de estas cosas, solo así, (o quizás tampoco), empezaremos a darles el valor que merecen, porque aunque no nos demos cuenta, son milagros o mejor dicho, somos un milagro, la vida es un milagro.
Hace unos meses vi un reportaje en la televisión sobre la ELA (Esclerosis Lateral Amiotrófica) una enfermedad neuromuscular que cursa con una degeneración muscular que al final impide el movimiento. En este reportaje, entrevistaban a un hombre de mediana edad, que ya no podía mover ni las piernas ni los brazos. Le preguntaron que si tuviese un minuto de movilidad qué es lo que haría, y curiosamente, el hombre no dijo, caminar, correr, saltar (que también estaría muy bien), este hombre inmóvil en silla de ruedas, dijo que lo que haría, sería abrazar. Era algo, que echaba de menos y sabía que ya nunca volvería a dar un abrazo, a sentir sus brazos rodeando el cuerpo de un ser querido, de una amiga….disfrutar de la sensación de calidez, de la cercanía, de la fusión de un sencillo y cotidiano abrazo.
La vida es un regalo y mindfulness nos enseña y nos entrena en el arte de vivir, de VIVIR con mayúsculas, conscientes, atentos, disfrutando de cada instante de vida, sea lo que sea que trae ese instante. No se trata de vivir con temor al futuro, se trata, de vivir plenamente el presente, que es lo que ya está aquí y ahora, tomando conciencia de que la ViDA es un milagro.

Sorry, the comment form is closed at this time.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies. Si continúa navegando acepta nuestra política de cookies.