Mindfulness y la huída

mindfulness-feature

Mindfulness: donde quiera que vayas, ahí estás.

Mindfulness es mucho más que prestar atención, a pesar de que su traducción al castellano sea atención plena, plena presencia o atención consciente. Mindfulness es una manera de estar en el mundo, es una manera de vivir que no solo afecta a una parte de la existencia, si no que engloba a toda la vida.
Dicho así, suena fuerte, pero la realidad de los que practicamos mindfulness es que es así. Yo suelo decir en mis cursos y talleres, que una vez que entras en el mundo de mindfulness, no hay vuelta atrás. Es como cuando aprendemos a leer y luego ya no podemos dejar de hacerlo, pues algo así ocurre. Por eso cobra sentido la frase que da título a este artículo y que está tomada del maestro Kabat – Zinn en su libro “Mindfulness en la vida cotidiana”, cuya lectura te recomiendo encarecidamente.
Donde quiera que vayas, ahí estás. O lo que es lo mismo, no podemos escapar de nosotras mismas, de nosotros mismos, así que por mucho que huyamos, al final nos encontramos.
Yo diría que junto con el piloto automático, la huída es otra de las claves de nuestra existencia muy favorecida por nuestra sociedad actual. Tenemos tan poca tolerancia al dolor, a la frustración, al aburrimiento, que enseguida tenemos remedios de todo tipo, medicamentos que adormecen pero que al final no curan el dolor emocional, consumismo que nos altera el estado de ánimo por unos instantes, viajes y vacaciones que nos hacen proyectarnos al futuro una y otra vez, libros de autoayuda que llenan nuestras estanterías, distracciones televisivas para todos los gustos que nos anestesian…..y así, un largo etcétera. Y por si no te encuentras en algunas de estas opciones, está la huída más sutil y perfeccionada que tiene que ver con la fantasía de un trabajo distinto, una casa distinta, una pareja distinta, uno hijos distintos, una vida diferente en otro país. Yo confieso que en algunas épocas de mi vida he estado ahí, en esa fantasía que no es otra cosa que una huída de mi misma. Jon Kabat – Zinn alerta incluso sobre la necesidad de desconectar del mundo cotidiano y acudir a retiros de meditación y silencio. Y alerta porque en mindfulness, la intención, y la actitud cuentan y mucho. Así que no es lo mismo asistir a un retiro para conocerte mejor, para profundizar y trabajar sobre una misma, que acudir para desconectar de la vida cotidiana utilizándolo a modo de salvavidas. Por eso cobra sentido la frase: dónde quiera que vayas, ahí estás, porque tarde o temprano, el trabajo, que tenemos que hacer, es ser capaces de mirarnos al espejo y re-conocernos, saludando al extraño que fuimos, como dice el poema de Derek Walcott que dice así:

El amor después del amor
Llegará el día, en que exultante te vas a saludar a ti mismo, al llegar a tu propia puerta, en tu propio espejo, y cada uno sonreirá a la bienvenida del otro, y dirá, siéntate aquí. Come.
Otra vez amarás al extraño que fuiste para ti. Dale vino. Dale pan. Devuélvele el corazón a tu corazón, a ese extraño que te ha amado toda tu vida, a quien ignoraste por otro, y que te conoce de memoria. Baja las cartas de amor de los estantes, las fotos, las notas desesperadas, arranca tu propia imagen del espejo. Siéntate. Haz con tu vida un festín”.

Celébrate a ti misma y a ti mismo, allá dónde estés, no huyas más. Reconozcamos el miedo, el sufrimiento, la alegría, la dicha…..sintámonos vulnerables y fuertes, elijamos vivir despiertos el momento presente, siendo capaces de reconocer la dicha de la vida que se despliega aquí y ahora, momento a momento.

Sorry, the comment form is closed at this time.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies. Si continúa navegando acepta nuestra política de cookies.