¿Nos quedamos atrapados en nuestras emociones? La inercia del rumiante

Feb 17, 2015 by Belen Category: Blog 0 comments Tags: coaching emocional, emociones, mujer, rumiantes

cabeza rumiante

 

¿Te ha pasado alguna vez eso de tener un pensamiento recurrente sobre algo que te preocupa o te enfada?

¿Has tenido esa sensación de volver una y otra vez sobre algún tema, que además suele hacerte sentir mal?

Pues querida amiga, querido amigo, bienvenidos a la familia de los rumiantes.

Defino como rumiante a las personas que tienen tendencia a quedarse enganchadas como si estuviesen atrapadas por un anzuelo, en emociones y pensamientos recurrentes que les hacen sentir mal.

Esta facultad, se caracteriza entre otras cosas, por no dejarte descansar ni desconectar ni un minuto. Y así, en cualquier momento, esa emoción recurrente, ese pensamiento machacón, vuelve una y otra vez a martillear tu cabeza.

Y es entonces cuando te conviertes en rumiante.

vaca-rumiaando

¿Qué hacer pues?

Tienes dos opciones fundamentales para salir de tu estado de rumiante:

La primera es afrontar y enfrentar lo que te ocurre siguiendo unos sencillos pasos:

1º- Escribe en un papel lo que te ocurre. Se trata de escribirlo para focalizar, para que no le des vueltas y vayas directa al grano como se dice coloquialmente.

2º- Mira lo que has escrito, pregúntate si responde verdaderamente a tu preocupación, si es así, pregúntate qué necesitas para resolver eso que te agobia.

3º Una vez que averigües lo que necesitas, pregúntate cómo lo puedes obtener y ponte en acción. Si en esta fase te das cuenta de que tú no puedes hacerlo sin ayuda, mira a ver quién puede ayudarte o directamente busca acompañamiento profesional. (Un proceso de coaching puede ser rápido si tienes bien definido tu objetivo)

La segunda opción, es aprender a Soltar. A veces seguimos dando vueltas a cosas, personas, situaciones sobre las que ya no tenemos margen de actuación. Entonces es el momento de dejarlas ir, de SOLTAR. Aprender a soltar es un habilidad inteligente que te hará la vida mucho más feliz.

Soltar es asumir (que no es lo mismo que resignarse, ya que resignarse conlleva cierta carga de derrota), que aquello pasó, o bien, que no depende de ti. Asumir y soltar es inteligente, es estar presente en tu vida con atención para poner energía donde lo necesitas.

 ¿De qué sirve que lleves meses, años arrastrando un problema?

Ya es hora de que lo dejes ir. Tu mente y tu corazón se liberará y dejará espacio para un montón de energía que podrás emplear donde tú quieras.

Leave a Comment!

You must be logged in to post a comment.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies. Si continúa navegando acepta nuestra política de cookies.