Practicar mindfulness con perspectiva de género

IMG_5366

Practicar mindfulness con perspectiva de género, es comenzar a vivir desde el único lugar  desde el que puedes vivir. Desde ti misma/o. ¡Qué obviedad! me dirás, pues sí. 

Practicar mindfulness está lleno de obviedades, pero como sabemos las personas que nos dedicamos a trabajar por la Igualdad y el empoderamiento de las personas, especialmente de las mujeres, sabemos, que gran parte del trabajo consiste en hacer consciente lo obvio. Así que eso de ponernos en el centro de nuestra vida es absolutamente revolucionario para muchas mujeres y me incluyo. Mary Oliver, una de mis poetas preferidas, lo explica de manera muy bella.

“Finalmente un día supiste lo que debías hacer y empezaste,

a pesar a de que las voces a tu alrededor no cesaron de gritar su mal consejo,

a pesar de que la casa entera empezara a temblar y te fallaran las fuerzas.

¡Arregla mi vida! gritaban las voces.

Pero tú no te detuviste. Tú sabías lo que debías hacer.

A pesar que el viento hurgara con sus tenaces dedos en los mismísimos cimientos

A pesar de que su melancolía fuera terrible.

Ya era tarde, noche oscura,

y el camino estaba lleno de piedras y ramas caídas.

Pero poco a poco, mientras dejabas sus voces atrás,

las estrellas comenzaron a brillar entre los parches de nubes.

Y oíste una nueva voz, que lentamente reconociste como la tuya,

que te hacía compañía mientras te adentrabas cada vez más en el mundo,

determinada a hacer lo único que podías hacer.

determinada a salvar la única vida que podías salvar”.

Como podemos ver en la poesía, ponerse en el centro de nuestra vida y empezar a vivirla conscientemente, no es una decisión exenta de dolor y desde luego, no es un camino de rosas. Vivir conscientemente es una elección difícil, significa asumirte tal y como eres, sin maquillajes, sin excusas, con todo. Significa empezar a ver el mundo desde tus ojos nuevos, ponerte en primer lugar, pero sin necesitar ser el centro del resto de las miradas. Es tan empoderador, que da hasta miedo. Atrás van quedando los qué dirán, qué pensarán. La vida se te vuelve tan consciente, te sientes tan presente en ella que avanzas por muy oscura que sea la noche, porque como dice Mary Oliver en su poema, ya estas determinada a salvar la única vida que podías salvar. Y a partir de esta decisión, puedes volver la mirada e incorporar al resto de personas que te acompañan. Vivir Mindfulness es amor y generosidad, es amabilidad y sabiduría, lo primero para cuidar de ti tomando buenas decisiones y después irradiar esa entrega a todo lo demás.

Sorry, the comment form is closed at this time.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies. Si continúa navegando acepta nuestra política de cookies.